sábado, 9 de diciembre de 2017

¡Feliz Navidad!

Todos los años escuchamos lo mismo: La Navidad cada año empieza antes, el año menos pensado empezaremos a comprar los turrones en agosto. Curiosamente, también solemos dejar las cosas para última hora. Y todo es compatible.

No sé otros años, posiblemente igual, pero los primeros adornos de Navidad de este año los vi a finales de Noviembre ... en las calles. Probablemente es bueno que así sea. Si se planifican bien las cosas, se pueden optimizar recursos y ahorrar costes. Parezco un concejal de ayuntamiento preocupado por la cosa pública. Posiblemente el concejal de ayuntamiento medio está preocupado de otras cosas.

Hace un par de días me hablaban de peticiones ciudadanas a concejales / empresas municipales. Una era que arreglaran tal o cual desperfecto. Otra que los padres se empadronaban en la casa de los abuelos dejando al hijo "solo" en casa. Gracias a la argucia, el hijo trabajaba unos meses en una empresa pública y luego tenía derecho a paro. La cultura del subsidio.

En todo caso no voy a criticarlo y menos en estas épocas que están / se avecinan. Y menos teniendo pocos motivos de queja (alguno hay pero la verdad es que sería injusto quejarme cuando hay personas que sí tienen motivos genuinos). Me limitaré a desear Feliz Navidad a todo el mundo y a aprovechar el tiempo de 2017 que nos queda, que es poco y cada vez menos. Y como todo lo dejamos para última hora, a ver si podemos realizar el máximo número de cosas en el mínimo tiempo. Incluyendo besos y abrazos.

Un saludo, Domingo.

sábado, 25 de noviembre de 2017

¿Por qué?

Esta semana comuniqué mi baja en la empresa. Cuando hice la entrevista para la que pronto tomará su relevo, tuve muy claro que me apetecía cambiar, que quería por no decir que necesitaba un cambio.

Sin embargo, no fue hasta unos días después, cuando Recursos Humanos me emplazó para hablar, antes de que me fuera, de cosas que se pudieran mejorar, que me di cuenta de que no sabía por qué.

La pregunta, indirecta pregunta, me gustó mucho pues me ha permitido conocerme un poco mejor. Me ha permitido saber, por ejemplo, que cuando estoy a gusto con lo que hago, ni siquiera escucho ofertas de cambio aunque las haya; las rechazo de plano. Me ha permitido saber que, en los últimos cinco años, si describimos el crecimiento personal y profesional como una escalera que hay que subir, me he encontrado un rellano cada dos años. Un rellano en el que a veces podía encontrarme unas escaleras hacia abajo y otras simplemente un pasillo largo que no sabía a dónde conducía.

Ahora mismo me encontraba en uno de esos pasillos y de repente he visto otro tramo de escaleras hacia arriba, otra promesa de dos años (quizás) de crecimiento personal y profesional.

Por eso me cambio. Por eso no tuve dudas. Ya solo queda ver si acierto o no. Si las escaleras continuarán subiendo durante dos años, veinte o solo uno. Pero eso ya será el tiempo el que se encargue de desvelarlo.

Un saludo, Domingo.

Ser profesional

Ayer hablaba con un compañero. Tras una larga conversación cuyos motivos se sabrán a continuación, me decía que a veces se valora más (y realmente hay que valorar más) al trabajador profesional sobre aquel que, teniendo más potencial, no lo es.

Referida a él, esta afirmación hay que leerla como un símbolo de humildad. Hace años recibió una magnífica propuesta laboral de uno de los gigantes tecnológicos y en vez de decir la verdad, que la recibió porque él lo vale, decía que por un lado quizás la había recibido porque dio la casualidad de que encajaba en lo que buscaban y por otro porque siempre intentaba ser muy profesional en sus entrevistas.

Yo no pronuncié la frase pero estoy de acuerdo con ella así que referida a mí, me gustaría leerla como un símbolo de lealtad y gratitud a la empresa que todavía me paga el sueldo, a pesar de haber comunicado que pronto será otra.

En la primera vez que lo hago he podido comprobar lo que todo el mundo dice, que no es fácil. Imagino que todo el mundo tendrá un concepto diferente de esa dificultad. En mi caso son los buenos compañeros y amigos a los que dejaré de ver pronto. Eso en primer lugar. En segundo y a bastante distancia, la puesta a prueba de tu profesionalidad. ¿Cómo trabajas en una empresa de la que te vas a ir? Pues a ser posible del mismo modo que si no fueras a hacerlo.

Por ejemplo, la oferta de trabajo me pilló (con que hubiera llegado en los últimos dos o tres meses lo hubiera hecho) con un cierto eternizado trabajo a medio terminar. Era consciente de que podía dejar documentado qué faltaba pero sabía que ese trabajo recaería sobre otros compañeros. Así pues, cuando me propusieron que el último día de trabajo fuera ayer viernes, comenté que no había problemas salvo que la empresa prefiriera que estuviera una semana más en la que me aseguraría que ese trabajo quedara listo. Eso fue lo que pasó.

De hecho, ser profesional ha tomado un nuevo significado para mí. No solo es lo que haces mientras estás trabajando en la empresa sin pensar en irte, ni lo que haces cuando has decidido irte sino también la preocupación por el bienestar de tus compañeros una vez que te hayas ido.

Un saludo, Domingo.

Un año de alemán

Ich sprache Deutsche ... mentira gorda. Ni siquiera al 63% tal como dice Duolingo tras haber completado todas las lecciones. Pero bueno, me hace ilusión.

Tras el primer año de estudio, discontinuo pero estudio, el balance es positivo. No dedico mucho tiempo, quizás entre 15 y 30 minutos tres o cuatro veces a la semana. Esas cantidades explican que ahora mismo solo sepa algo de vocabulario y poco más. Lo suficente como para entender algunas palabras y a veces el sentido general de los artículos de Google News y poco más. Además el uso del móvil, con una aplicación más cómoda que la del ordenadormás, facilita aprender desde la cama, por ejemplo, pero no la memorización de la ortografía.

Sin embargo, me hace ilusión. Me hace ilusión el haber acabado esta semana todas las lecciones por primera vez. Me hace ilusión ver cómo las estructuras se van interiorizando y automatizando. Me hace ilusión.

¿Seré capaz el año próximo de leer en alemán? Posiblemente no. Espero que dé para leer obras como Las dos doncellas de Cervantes:
https://www.amazon.es/Novela-doncellas-beiden-Nebenbuhlerinnen-Spanisch-Deutsch-ebook/dp/B00B9XMOWO

Me gusta mucho ese formato. No es todavía suficiente dado mi nivel de alemán pero es ameno leer la parte en español y luego intentar reconocer palabras que sabes y otras que no en la parte en alemán.

Un saludo, Domingo.

sábado, 18 de noviembre de 2017

Tiempos ignotos

Es curiosa la cantidad de libros, películas o series que contemplan la palabra "Tiempo" o su plural en su título. El primero que recuerdo es "El amor en tiempos del cólera". Esa sí recuerdo haberla visto. "El tiempo entre costuras", por ejemplo, no. "Tiempos de guerra", tampoco. Y en cambio sí que he visto / estoy viendo "El ministerio del tiempo" donde cada capítulo, además, también suele contener la dichosa palabra de la que tantas veces he hablado en el blog. Quizás no soy yo el único interesado por el concepto.

En cualquier caso, el título de la entrada viene motivado por mis propias vivencias en, quizás el último mes, así como los próximos. Nuevos tiempos se avecinan. Nuevas experiencias. Nuevas vivencias. Ayer, por ejemplo, me sentí raro. No he hecho muchas entrevistas de trabajo en mi vida. Recuerdo un par de ellas antes de empezar a trabajar. Recuerdo una mientras trabajaba en mi antigua empresa. Recuerdo dos o tres antes de empezar en esta. Recuerdo la última, ya trabajando en la empresa actual que fue diferente a las anteriores.

La otra experiencia que da sentido al título de la entrada la dejaremos para más adelante. Eso sí, bastará decir que no entiendo a ciertas personas. O quizás sí. Quizás solo son como el escorpión de la famosa fábula. Debe ir en su naturaleza. A ver cómo acaba. Yo lo que tengo claro es que prefiero ser una rana buena.

Un saludo, Domingo.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Petecandemor

Hoy todo el mundo habla de ello: Ha muerto Chiquito. Que no se me entienda mal, yo también la siento como propia pues coincido en que ha muerto un hombre bueno y ya eso solo es para estar triste. Sin embargo, la afectación me parece excesiva. El número de horas de radio y televisión me parece excesivo. Y que no le paguen nada cuando les ha dado hechas las programaciones me parece hasta injusto.

Hoy ha muerto más gente, alguno ilustre y también de Málaga que llenó periódicos hace unos años. Sin embargo es improbable que recuerden su nombre los ávidos consumidores de televisión. Y si lo recuerdan probablemente dirán que es solo una muerte más. Todos moriremos, todos nos iremos y no volveremos más. Lo importante es que nos recuerden, mientras que alguien nos recuerde seguiremos vivos.

Esto último es más fácil con alguien que ha hecho reír a millones de personas pero es también posible con personas a las que nadie conoce. Hace poco se hizo viral un anciano muy enfermo de cáncer que solo pedía alguien que cuidara a sus perros. Perros salvados de la calle, debidamente vacunados, veterinariamente atendidos y objetos del mismo amor que ellos le profesaban a él. Espero que estos perros puedan encontrar otra casa en la que pasar los días, muchos o pocos, que les quedan. Su dueño, sin duda, vivirá después de muerto.

Es más, es impropio de alguien de pensamiento eminentemente científico como el mío pero de alguna forma su dueño también vivirá cuando, tras pasar 10 ó 15 años, también estos perros hayan fallecido. De alguna forma quiero pensar que esas buenas acciones tendrán su recompensa y no más allá, sino aquí en la tierra. Quizás simplemente con ese cariño que ellos profesen a la nueva persona que ocupe sus vidas. Quizás con un árbol que plantó hace años y que ha estado fijando el dióxido de carbono en una lucha titática e inconsciente contra el cambio climático.

Como digo, es impropio de alguien de pensamiento eminentemente científico pero posiblemente cuando pensamos en la muerte en una sociedad donde la muerte se oculta, pasan esas cosas. Lo único que puedo pensar es que ojalá que a mí, cuando me llegue el momento, la muerte me pille vivo (como decía ese gran periodista y poeta también malagueño) y además se lleve a un fistro pecador. Jarlll.

Un saludo, Domingo.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Sé tú mismo

Un compañero de trabajo tiene una taza con la siguiente frase: "Be yourself, everybody else is taken"

Al parecer se la atribuyen a Óscar Wilde: https://www.goodreads.com/quotes/19884-be-yourself-everyone-else-is-already-taken

Me encanta la taza. Me encanta la frase. Y no solo eso, en mi caso cualquier otra persona que no sea yo, simplemente no me gusta, o no del todo. Bueno, tampoco conozco a todo el mundo pero teniendo en cuenta que hay cosas de mí mismo que posiblemente cambiaría, no es descabellado pensar que las diferencias con cualquier otra persona serían todavía mayores.

Por otro lado, aunque tangencialmente relacionado con lo anterior, sigo mejorando en el pádel. Los partidos con gente que es mejor que tú son un fantástico acicate a la vez que una fuente de conocimiento y experiencia de igual valor. Esos partidos me han permitido encontrar posiciones en las que me encuentro más cómodo así como automatizar ciertos movimientos a base de repetición.

Y como quiera que me gusta compartir con los demás, en los últimos partidos de empresa a jugadores que eran peores que yo, les comentaba esas cosas que a mí me habían servido. Creo que ya no lo voy a hacer más. Yo agradezco que me corrijan o al menos que me den su versión de los hechos. No todo el mundo es igual. Según parece, pocos somos así. En mi caso tiene sentido, yo soy yo mismo y todos los demás están cogidos. En el suyo no lo sé porque parece que comparten rasgos con el 90% de la gente. Quizás sean ellos mismos pero quizás también sean como otros que ya están cogidos.

Finalmente, me acabo de dar cuenta de que al no hacerlo más me convertiré un poco en ellos. Abrazaré el "Todo el mundo va a lo suyo menos yo que voy a lo mío" y me acercaré un poco más a ellos. Nadie dijo que ser uno mismo fuera fácil.

Un saludo, Domingo.

sábado, 28 de octubre de 2017

Un mes después

Un mes llevaba sin escribir. Alguna vez ha pasado. Alguna otra vez pudo pasar y lo evité a última hora. Ninguna de esas veces Cataluña celebró un "algo" que el gobierno central juró y perjuró que nunca celebraría "porque no había presupuesto" ni declaró una independencia del sentido común jaleada por tanta gente. Da mucha pena. Mucha.

Evidentemente la culpa no es del gobierno. Ni se reparten a partes iguales tal como pretende Podemos. El gobierno tiene otras culpas, errores de estrategia, horrores de estrategia muy de su estilo. Los partidos de la oposición también tienen otras culpas. A mi juicio ninguno de ellos ha sostenido la estrategia ideal. La más cercana a "mi estrategia ideal", posiblemente la de Ciudadanos hasta el uno de Octubre.

Tras ese día, no sé muy bien cuál hubiera debido ser el cóctel correcto de amor y palos para la situación. Simplemente no lo sé. Y ahora, además, poco importa. Esperemos ahora que todo se pueda reconducir y que baste con las elecciones del próximo 21 de diciembre. 

Ahora empieza un pulso que no podemos perder. Como siempre, el juez Calatayud lo resumía perfectamente en su último artículo. Visca España y viva Catalunya.
http://www.granadablogs.com/juezcalatayud/2017/10/la-ley-es-la-ley-ahora-a-votar-pero-dentro-de-la-ley-y-visca-espana-y-viva-catalunya/

Un saludo, Domingo.
P.D. Ya he encontrado un uso para el móvil antiguo. Funciona perfectamente como módem USB en un portátil de más de 10 años con linux al que no terminaba de poder conectar a la wifi :-). Y encima me lo carga.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Yo quiero votar

En la radio escuchas sobre todo tres opiniones. O quizás cuatro. Tres las citaba Pedro Sánchez no sé si esta mañana o quizás ayer. Decía algo así como:
- Los independentistas quieren votar sin dialogar.
- El PP quiere dialogar sin votar.
- E PSOE quiere dialogar para poder votar una nueva constitución.

La otra que me falta es la opción de Podemos que quieren que haya un referéndum pactado en el que por alguna extraña razón solo votarían los catalanes.

Y digo yo, ¿por qué todo el mundo piensa en su agenda política? ¿Por qué no hacemos lo que sí prevé la constitución?. La constitución dice que solo el gobierno central puede convocar un referéndum que verse sobre el futuro de España. Pues que se convoque y que nos convenzan a los ciudadanos de la opción que prefiera cada uno. Los independentistas tendrían que convencernos de por qué a los no independentistas nos interesa que ellos se vayan. En más de un caso no tendrán que convencer mucho, con tal de dejar de escuchar a la mosca cojonera muchos españoles seguro que votarían que los catalanes se fueran a la mierda.

En mi caso les costaría más trabajo convencerme. En primer lugar porque los catalanes son todos, los independentistas y los no independentistas. Si yo fuera catalán, incluso si fuera catalán independentista no querría la fractura de mi pueblo y preferiría ceder en mis ambiciones egoístas con tal de no dejar semejante cicatriz en mi pueblo. No soy catalán y por tanto para mí tanto los catalanes independentistas como los no independentistas son españoles. Por supuesto por unos tengo más simpatía que por otros, pero su DNI no engaña. Y para ellos, para ambos, pero sobre todo para los no independentistas, no deseo ese sufrimiento. 

Y tampoco lo deseo para mí. He tenido la suerte de estar en muchas regiones de muchos países. Cuando estuve en Cataluña no tuve la sensación de estar en Bratislava o en Gales por muy bien que estuviera en los tres sitios. En Barcelona tuve fundamentalmente la misma que cuando estuve en Extremadura, Madrid o San Sebastián. No quisiera sentirme en Gales cuando fuera a Extremadura, si es que alguna vez vuelvo, tampoco si voy a Barcelona, si es que alguna vez vuelvo. No encuentro ningún motivo para desear que nadie se vaya a la mierda. Más bien para lo contrario, borrar fronteras y que al estar en Francia o Alemania y me preguntaran por mi acento poder decir que soy europeo, como ellos. Más concretamente de Málaga al sur de España.

Dicen los políticos que hay que construir un relato que demuestre a los catalanes que el resto de España los quiere. Que eso quitaría la razón a los de "España nos roba". Yo puedo mandar un tuit expresando mi opinión pero creo que más efectivo que eso sería que nuestros legisladores empiecen con lo que ya prevé la ley.

Referéndum. Una pregunta: ¿Quieres que Cataluña sufra todavía más de lo que está sufriendo?

Mi voto ya lo tienen. Que recuenten el resto.

Un saludo, Domingo.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Un iPhone

A finales de 2011 escribía de Android vs Apple: http://donmingo-2011.blogspot.com.es/2011/12/android-vs-apple.html

En concreto decía:

Yo tengo Android porque es el que más se adaptaba a mis necesidades, va razonablemente bien y a un precio que me pareció suficientemente bueno. Dicho de otra forma, mis necesidades eran de gama media o, a ser posible, media/alta y solo Android me proporcionaba acceso a esta gama. Si mis necesidades hubieran sido otras pues me hubiera planteado elegir entre la gama alta de Android y la única gama de Apple y posiblemente me hubiera decantado por Apple y ahora mismo estaría igual de contento que estoy con mis dispositivos Android.

Hoy, aunque no soy un fanboy, tampoco puedo decir eso. Mi historia con el mundo Apple cambió cuando compré el mac mini de más de 600 euros tras una experiencia no demasiado buena con un Lenovo de menos de 300 (el mismo con el que estoy escribiendo esto). Ambos tenían aproximadamente el mismo tamaño pero uno se calentaba en exceso, se colgaba, no iba del todo fluido ni con Windows ni con Linux y el otro, varios años después, sigue yendo fenomenal.

Se puede decir que fue 50% capricho, 50% curiosidad por ver eso de lo que tanto hablaban otras personas. Estuve bastante tiempo mirando los mac mini de segunda mano pero, como no tardé mucho en aprender, el mundo de la segunda mano de Apple es tan especial como el de la primera mano. Sus productos, a diferencia de los coches, se devalúan de precio muy lentamente y tampoco quería gastarme 300 euros en un ordenador que tuviera 5 años y sin saber el uso que hubiera tenido.

Al final, cayó uno nuevo en www.macnificos.com ,  con una configuración que tenían en oferta. Algo más caro de lo que inicialmente tenía pensado pero que, pasado el tiempo, considero que mereció la pena.

El siguiente paso fue el iPad. En este caso no era para mí y su destino oficial iba a ser el de trabajo/ocio. De nuevo fue la gama baja, 500 euros y una experiencia bastante positiva. Si tuviera que comprarme una Tablet (sigo con la misma Tablet Android del 2011 para las pocas ocasiones en que necesito usarla), dudaría cuál coger. Eso sí, a igualdad de precio, entre iOS y Android, escogería iOS. Más que nada por el soporte.

Y llegamos a este año. Tenía un moto G heredado que iba aceptablemente bien. En alguna que otra ocasión se trababa pero para un móvil del 2013, de gama baja, está más que bien. Tenía un moto G y ganas de probar el iPhone pero sin pagar el precio de un iPhone. En varios sitios, poco antes del verano, ofertaron los iPhone 6 a 389 euros. Claro, con el lanzamiento del 8 en mente, la gente quería deshacerse del posible stock que tuvieran.

Pero tras investigar, decidí que quería el 6S. Un año posterior y en principio bastante más potente pero con el inconveniente de que en pocos sitios bajaba de los 600 euros. Así pues, empecé a mirar en los reacondicionados. Había móviles muy batallados por 320 euros y otros impecables por 360. Me fui por el impecable con la esperanza de que fuera algún móvil devuelto o al menos que hubieran reparado por cualquier tontería. Con dos años de garantía, en principio no debería haber problemas.

¿Valió la pena? Por el momento diría que sí. Primero porque va bastante fluido, todo está aparentemente en orden. No sé si la cámara no es tan buena como esperaba o es lo que repararon pero como yo no soy un gran fotógrafo, tampoco importa mucho. Por otro lado, Apple seguirá actualizando el móvil y durante mucho tiempo tendré un móvil actualizado, algo que no he tenido salvo unos meses con el Xiaomi.

¿Y las dudas? Pues simplemente porque he podido confirmar lo que ya sabía. Un móvil de gama baja de Android es más que suficiente hoy en día. Aparte de algunas comodidades que me gustan de uno u otro, el iPhone no me hace la vida más fácil. No pagaría 800 euros por el nuevo iPhone 8. Y si dentro de unos años decido cambiar de móvil o volvería a Android de haber solucionado el problema con la fragmentación y las actualizaciones o posiblemente volvería a probar suerte con el iPhone reacondicionado.

Como resumen, comparado con el texto del 2011, en mis necesidades ha entrado la seguridad y el que se preocupen de mí como cliente (lo de las actualizaciones es fundamentalmente por eso) y he decidido cambiar.

Un saludo, Domingo.

Rutina

Volver a la rutina debería ser rutinario. Lo hacemos muchas veces. En los países desarrollados, las personas que tenemos la suerte por no decir el privilegio de tener un trabajo decente lo hacemos cada vez que volvemos de vacaciones. Sin embargo, cada año se habla de esta vuelta a la rutina como algo todo, menos rutinario. No creo que sea cuestión solo de los periodistas que de ello hablan y que tienen que buscar debajo de las piedras esas serpientes que poder presentar cada verano. Me da la sensación de que es real, la gente se queja.

No es mi caso. Tengo la misma facilidad para irme de vacaciones que para volver. Por supuesto que echas de menos cosas a la vuelta, otras rutinas a las que has acostumbrado a tu cuerpo. Sobre todo si has estado varias semanas ausente. Por supuesto que los primeros días tendrás más sueño o más hambre. O quizás menos porque todavía estás descansado. El caso es que las diferencias son algo más que normal, lógico.

Por lo demás, volver un miércoles ayuda. Una primera semana de tres días es de agradecer. Tres días, además, creo que es lo suficiente como para readaptarte nuevamente a tu puesto, conocer los cambios que en tu ausencia han ocurrido y hacer memoria de aquellas cosas que empezaste poco antes de las vacaciones y que, naturalmente, no se grabaron con la misma nitidez de otras que llevabas haciendo más tiempo.

Un último punto que puede estar bien a la hora de retomar la rutina es el volver a escribir en el blog con la regularidad que se pueda. No es obligatorio pero sí recomendable. Intentaremos tomar nota.

Un saludo, Domingo.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Hace 5 años

Tengo una entrada pendiente acerca de mi nuevo teléfono móvil, de un sistema operativo diferente a los anteriores. Quería presentar los argumentos que tuve en su momento y que escribí en una entrada del blog así como los que tengo ahora. Pues bien, no he encontrado todavía la entrada pero sí una que escribí hace 5 años:
donmingo-2012.blogspot.com.es/2012/04/dentro-de-cinco-anos.html

Citando a tan gran visionario ...:
Así, por ejemplo, a mí me gustaría dentro de cinco años trabajar desde casa, vivir en el campo en un terrenito que pudiera cultivar con mis manos y comerme lo que cultivo (no porque sea mejor sino por la satisfacción de haberlo visto crecer).

Pues bien, esto lo escribí tres meses antes de que me despidieran de mi anterior puesto de trabajo algo que cambió mi vida en muchos sentidos. Uno de ellos es precisamente que ahora vivo no en el campo pero cerca, he sembrado algunas patatillas que me he comido al igual que también me como, a veces, el fruto de algunos de los árboles que hay en la casa. Lo de trabajar desde casa lo intenté pero sin mucho éxito. En cualquier caso, me he sorprendido y mucho tanto con lo que escribí como con lo que he conseguido. Cuando termine de leer a otros, lo mismo empiezo a leerme a mí mismo :-D.

Un saludo, Domingo.

Vacaciones 5/6

Con la última semana completa de vacaciones por delante, el balance de las cosas que he hecho versus las cosas que quería hacer es bastante positivo. Desgraciadamente se han colado situaciones no tan agradables que han marcado y marcarán el período en el futuro como algo no tan bueno. Hablo por ejemplo de los problemas de salud caninos. De cara al público, probablemente son los más llamativos.

Dos son ya los perros con Leishmaniosis, una con la enfermedad latente y otro que probablemente la tenía pero se ha manifestado en el último mes. Lo que empezó como una bursitis que se complicó con una infección ha acabado siendo una bursitis que se complicó con una infección y, de forma paralela, una anemia y pérdida de peso acusada en las últimas semanas que se presupone que simplemente ha coincidido en el tiempo. Ahora empiezan seis meses de tratamiento con la esperanza de que la enfermedad vuelva a estar latente y, si no, simplemente tener un tratamiento de por vida.

Pero como yo soy de quedarme con lo positivo, lo haré con el hecho de que he descansado y lo sigo haciendo, he hecho deporte y lo sigo haciendo, he hecho muchas cosas en la casa y las sigo haciendo y el viernes por primera vez me tomé el día como plenamente vacacional; para mí.

Las actividades sociales, en principio, ya acabaron. Las deudas con administraciones públicas debido a errores de empresas que los bancos te obligan a contratar, también. Ahora quedará ver si la mediación de la OCU para exigir los intereses que he tenido que pagar por su negligencia surtirá efecto. Y poco más. Sé que esto se acaba pero mejor nos centramos en disfrutar lo que queda que en lamentar lo pasado.

Un saludo, Domingo.

sábado, 26 de agosto de 2017

Vacaciones 4/6

Ya queda poco, muy poco. Queda la mitad de lo pasado. O quizás no es tan poco, queda el aproximado a las vacaciones de otros años así que queda poco pero un poco al que todavía se puede mirar sin lupa.

De lo pasado, es una buena señal que me haya saltado las entradas de 2/6 y 3/6 pues he estado aprovechando el tiempo aunque sea perdiéndolo a gusto. Copiando las categorías de la entrada anterior y comparando con lo sucedido tenemos:
  • Cura de sueño ... más monaguillo que cura, pero de sueño al fin y al cabo. 
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia estable.
    • Resultado real: La tendencia fue al alza :-).
  • Trabajo físico ... razonable y dentro de los períodos de menos calor. 
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia estable.
    • Resultado real: La tendencia fue estable, quizás ligeramente a la baja. En cualquier caso el pronóstico para el final de vacaciones es bastante halagüeño, creo que habré terminado todas las cosas que me propuse.
  • Disfrute veraniego, barbacoa, piscina ...
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia al alza.
    • Resultado real: La tendencia fue al alza. Confirmado ya que estoy matriculado en primero de barbacoa y con intención de no dejar ninguna asignatura para septiembre. En particular voy para matrícula de honor en las patatas asadas.
  • Actividades sociales ... pocas.
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia al alza.
    • Resultado real: Tendencia claramente al alza. Sobre todo en las semanas 2 y 4. Quedan un par de eventos de entidad propia que están previstos para la semana próxima.
  • Actividades deportivas, las normales de épocas no vacacionales.
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia al alza.
    • Resultado real: empecé a jugar al pádel a un ritmo superior al acostumbrado, o lo que es lo mismo un par de veces por semana. Además, con un nivel también superior al acostumbrado. La experiencia fue positiva pero acabé con una pequeña lesión de hombro (una tendinitis, quizás, pues las molestias remiten al calentar). Para las próximas semanas la idea es volver al partido por semana.
  • Perreo en el sofá ... aunque pueda parecer un tiempo casi perdido, en su justa medida está bien
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia estable.
    • Resultado real: Tendencia razonablemente estable durante todo el período.
  • Pérdida de peso ... aquí encontramos un cierto balance entre el ejercicio físico, la reducción de ingesta calórica debido a la época y el atractivo innegable de un buen helado.
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?. Tendencia estable o ligeramente al alza.
    • Resultado real: Tendencia a la baja de la pérdida de peso o lo que es lo mismo, al alza del propio peso. No tengo muy claro los motivos pues creo que no me he excedido pero espero que no sea significativo. Tengo hasta la esperanza de que la subida de peso haya sido por ganancia de masa muscular :-D.

Por último, cabría quizás reseñar que me estoy planteando la desactivación del perfil de Facebook pues no en vano pasan meses y meses sin que yo entre a la aplicación. Creo que tengo hasta algunas felicitaciones de cumpleaños atrasadas :-D.

Un saludo, Domingo.

sábado, 5 de agosto de 2017

Vacaciones 1/6

Primera semana de la temporada vacacional más larga que se recuerda. ¿Balance? Pues un poco de todo. Si dividiéramos la semana en mitades, tendríamos que hacerlo en tres o cuatro de en torno a un 40% cada una :-). En realidad no me sería fácil cuantificarlas y menos para que llegaran a ese 105% de componentes que aparecían en las latas con aire de París que se vendían hace más de 20 años (y que posiblemente se sigan vendiendo).


  • Cura de sueño ... más monaguillo que cura, pero de sueño al fin y al cabo. 
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia estable.
  • Trabajo físico ... razonable y dentro de los períodos de menos calor. 
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia estable.
  • Disfrute veraniego, barbacoa, piscina ...
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia al alza.
  • Actividades sociales ... pocas.
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia al alza.
  • Actividades deportivas, las normales de épocas no vacacionales.
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia al alza.
  • Perreo en el sofá ... aunque pueda parecer un tiempo casi perdido, en su justa medida está bien
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?: Tendencia estable.
  • Pérdida de peso ... aquí encontramos un cierto balance entre el ejercicio físico, la reducción de ingesta calórica debido a la época y el atractivo innegable de un buen helado.
    • ¿Pronóstico para la semana próxima?. Tendencia estable o ligeramente al alza.

Por lo demás, es cierto que no pinta como el período sabático que me hubiera gustado, pero soy bueno en coger las cosas como vienen así que si la foto resumen de las vacaciones soy yo junto a un huertecito lleno de hierbas aromáticas, muy buena foto será.

Un saludo, Domingo.

sábado, 22 de julio de 2017

Puntazo (Relato)

Había perdido la cuenta del número de veces que había estado en esa situación. No era el momento pero sacar el móvil y mirar en Wikipedia parecía la mejor opción. O preguntarle a alguno de esos frikis de las bases de datos de deportes que con una simple consulta te podía decir cuántas veces habías estado 0-40, tres bolas de partido a favor para acabar ganando el juego en blanco.

El movimiento del recogepelotas alargando la mano para recibir la toalla le devolvió al partido. Se colocó dispuesto a esperar el saque más potente de su rival, quince años más joven. ¡Zumm .... Ploopp! la primera bola a la red. Esto estaba ganado ... casi ganado. Había que jugar al menos una bola más. Haría todo lo posible para que fuera como máximo una bola más.

¡Zumm! ... la pelota pasó la red y botó incómoda en el otro lado de la pista en un movimiento que se repetiría durante los diecisiete próximos golpes. Una dejada, un globo, un potente derechazo a la línea ... estaba moviendo a aquel chaval como quería, cada golpe era casi el definitivo pero el brillo en los ojos del chaval era revelador: de caer, sería exhausto, no por voluntad propia. El punto, magnífico, se antojaba el colofón ideal para un partido casi perfecto, sin apenas fallos.

De caer, lo haría exhausto, y casi lo estaba. Percibió en él que estaba en el límite, un golpe más y ya no llegaría. Solo había que ajustar bien el golpe: ¡Ploopp! ... pero no tanto. 15-40, dos bolas de partido y un rival casi exhausto al saque. Había que jugar al menos una bola más. Haría todo lo posible para que fuera como máximo una bola más.

Un saludo, Domingo.

¿Qué hacer en vacaciones?

La próxima semana será mi última semana antes de las vacaciones. No hay nada planeado ni sé qué me dará tiempo a planear; posiblemente no mucho pero a diferencia de otros años, quizás este no importe. Este año podré disfrutar de unas vacaciones más largas y el propio período de descanso servirá para revisar posibilidades, pequeños viajes de un día, vacaciones de fin de semana y última hora, estar con familiares, amigos ... lo que otras veces no se ha podido hacer.

Lo que sí es seguro que podré hacer es descansar de la rutina diaria en beneficio de otros tipos de rutina. Por ejemplo, regar a diario, recoger estiércol perruno a diario, mejorar mis habilidades como jardinero y ahorrarme de paso la cuota de un gimnasio. He de encontrar también algo que sustituya las carreras de la semana. Quizás pasear con los perros. El objetivo será que, tras descanso y deporte, pueda volver al trabajo rozando el peso más bajo del que he disfrutado en los últimos años. Y, a ser posible, rebajarlo durante el otoño.

Espero también poder mantener la frecuencia, ahora mismo tan escasa como saludable de uno a la semana, de los partidos de pádel. E incluso, valoraría dar clases si las hay cerca de casa. Luego hay otras cosas que imagino que no variarán mucho, el partido de los sábados, por ejemplo. O por ejemplo también la donación de sangre. A principios de agosto me tocaría la siguiente pero teniendo en cuenta que tendrán horario especial, habrá que ver cuándo puede ser.

Todas estas cosas irán tomando forma durante la próxima semana y las siguientes. Todas estas cosas formarán parte del pasado en un par de meses. ¿Qué haré en vacaciones? No hay prisa en saberlo, ya lo sabré.

Un saludo, Domingo.

sábado, 15 de julio de 2017

Tenía 20 años

... hace 20 años y recuerdo varias cosas de aquella época. Curiosamente no recuerdo mucho de lo que se supone que debería ser más importante y lo que más tiempo me ocupaba: la universidad. Haciendo las cuentas me sale que había terminado tercero y recuerdo cosas evidentes como las asignaturas, las notas, el problema del gusano ... :-), pero incluso algunas de esas cosas evidentes han perdido ya detalle. ¿Saqué matrícula de honor en Física o no? ¿Cómo de malos habían sido mis notas para ir a Junio con los dos parciales de Análisis III? (En Análisis II iba con todo pero la media de los 4 exámenes anteriores era casi de 5). En cambio, sí recuerdo con claridad dos eventos aunque las fechas exactas las tenga que consultar.

El primero de ellos es la primera donación de sangre. Según el carnet, fue el uno de Julio. Es decir, nada más acabados los exámenes, decidí no postergar más lo que había sido una extrañamente poderosa convicción desde que era niño: sería donante de sangre. Recuerdo que doné sangre en Carlos Haya y que al acabar me dieron un ticket para ir a la cafetería a tomar algo. Uno o dos años después ya cerrarían y se instalarían definitivamente en el Hospital Civil.

El segundo, al igual que a media España, el secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco Garrido. Todo el mundo recuerda dónde estaba, qué hacía en lo que esta semana llamaban en la radio "el día de Ermua que duró 100 horas". En mi caso, no recuerdo dónde estaba el día del secuestro. Sí que recuerdo el haberme emocionado con las liberaciones que habían tenido lugar un par de días antes. Más de 500 días secuestrado, ¡madre mía!. Y recuerdo que el sábado en el que se cumplían las 48 horas del ultimátum, fui a jugar al fútbol por la mañana. Más o menos como hoy, pero con 20 kilos más y 20 años menos. Y sin problemas de tendinitis :-). Llegué a casa y como todos, estuve pegado a la televisión rezando de forma laica por que nada pasara o que al menos los servicios de inteligencia los pudieran localizar a tiempo.

Soy de lágrima fácil y no será una sorpresa saber que aquella no fue una excepción. Pensaba en una persona joven, ocho años mayor que yo y todavía menor de treinta. Que, tras dos impactos de bala en la cabeza pudiera vivir y permitir a su familia una última despedida me pareció casi un milagro aunque el milagro que deseaba era que pudiera burlar a la muerte y ese milagro no pudo materializarse.

Del funeral recuerdo solo un par de detalles. Creo recordar que la familia salió al balcón del ayuntamiento a agradecer a los vecinos su apoyo y lo que sí recuerdo seguro es que llevaban (¿su novia quizás?) las baquetas de la batería que tocaba junto a su grupo amateur de música: Póker.

Hoy en día, todavía lo pienso y se me parte el alma: ¡Cuántas personas destrozadas! 
Y sin el mismo efecto pues Miguel Ángel Blanco no es solo una víctima de ETA, es un símbolo involuntario de muchas cosas buenas que vinieron a causa de una pésima, sin el mismo efecto, igual para las otras más de novecientas víctimas. Y todavía podemos darnos por satisfechos con el millar de víctimas si los comparamos con los millones de otros grupos terroristas. Pero estas víctimas nos tocan de cerca. Es triste pero es así.

El único consuelo, igual que tras Miguel Ángel ETA todavía mató a más de sesenta personas antes de anunciar que dejaban de matar, ojalá dentro de 20 años la situación en el mundo sea mejor, no haya asesinos fanáticos, grupos terroristas, violadores de la escalera ... sé que no será el caso, va en contra de una parte de la esencia humana y hasta de la naturaleza, pero ... !Ojalá¡.

Un saludo, Domingo.

sábado, 1 de julio de 2017

¿Por qué es tan difícil?

Estaremos de acuerdo en que todo es relativo y que cada uno pondrá su listón a una altura que le parezca razonable para sí mismo. Sin embargo me da la sensación de que todo el mundo estará de acuerdo en que es muy difícil dar con auténticos profesionales, profesionales integrales, cuando no simplemente buenos profesionales. Por ejemplo, un pintor puede ser muy buen pintor pero si tienes que recordarle tres veces que pinte aquí o allá, para mí no es un auténtico profesional.

De igual forma, en más casos de los que me gustaría (por no decir todos) cualquier trámite con una compañía implica en que básicamente o estás detrás o las cosas no se mueven. El ojo del propietario engorda al ganado, dice el refrán. Es cierto y lo es por algún motivo. La pregunta que me surge y que en cierta forma se infiere del refrán es ¿por qué el ojo del no propietario normalmente no lo hace?

Un caso, no sé si extremo, pero que me han confirmado diferentes fuentes como común en los últimos años: Cuando compras una casa, el banco te impide hacerte cargo de los "papeleos". Te asigna una gestoría y tienes que tragar y si no quieres, pues te vas a otro banco. Detrás está la venta de todo ese negocio a empresas que incluso en algún caso puede que trabajen para ellos. Por otro lado, los notarios tienen la obligación de advertir que el pago de impuestos es de tal o cual manera. Por último, la administración no te dice en el momento si el cálculo es correcto, espera a revisar todo el expediente y tiene hasta cuatro años para hacerlo.

Pues bien, parece ser que en muchos de los casos la gestoría calculó mal el pago de impuestos y el notario no recordó durante el acto cómo debería ser. Así pues, un "profesional" se hace cargo de presentar la autoliquidación de impuestos y unos años después tienes una desagradable sorpresa. No solo tienes que pagar una diferencia que pensabas inexistente sino que además te cobran intereses de demora. ¿Tan difícil es hacer las cosas bien?. Ya lo decía mi madre, cuesta el mismo trabajo hacer las cosas mal y hacerlas bien. ¿Por qué decidimos hacerlas mal?.

Al menos, según la OCU puedes reclamar a la gestoría los intereses de demora. Eso sí, seguro que el proceso de reclamación también es largo y tortuoso. Con lo fácil que sería hacer las cosas bien desde el principio.

Un saludo, Domingo.

Estuvo allí

El miércoles 21 de junio se entregaron los premios a los donantes de sangre que el año pasado superaron las 40 donaciones ó 50 donaciones, dependiendo de si el premiado era mujer u hombre (las mujeres pueden donar menos veces al año pues no en vano cada mes tienen su propia donación particular) y también a cualquiera que superara las 100 donaciones (curiosamente para las 100 no hay distinción entre hombres y mujeres).

La opinión de Málaga publicó un breve artículo al día siguiente. No nombra el artículo dos de las cosas que allí ocurrieron que más me concernían.

La primera es que al evento asistieron no solo los homenajeados y un par de políticos que nos dirigieron unas palabras muy amables (pero que o no eran donantes o donan sangre en la intimidad). También fueron premiados una serie de colaboradores sin los cuales la donación posiblemente se seguiría realizando, pero no de forma tan efectiva. También asistieron algunos participantes malagueños de los juegos mundiales de trasplantados que se celebrará en Málaga este año. Y por último, asistimos personas que ya fuimos premiados en su momento por un hecho similar y que, como agradecimiento, somos invitados cada año a devolver el cariño que nos dispensaron los que estaban en nuestro lugar cuando éramos nosotros los que estábamos en el de los premiados.

Llegué tarde y sentí lo que siente el que entra a la sala de cine con la película recién empezada, buscando torpemente algún sitio libre en el que sentarse mientras los demás esperan paciente y educadamente intentando esquivar con algún tímido movimiento de cabeza el obstáculo que se interpone entre sus ojos y la pantalla. Solo que en esta ocasión no era pantalla, estaba actuando Encarni Navarro, hermana de Diana Navarro y me aventuro a decir que la enésima contribución de Campillos a la donación de sangre. Debo reconocer que yo no la conocía. Unos diez años antes, conocía poco a su hermana cuando esta actuó en el homenaje al que yo asistía (por ahí deben estar las imágenes en el blog) pero al menos la conocía. Este año, el apenas ver televisión (en mi casa mi madre sí la conocía) hizo que inicialmente solo viera una artista con una gran vis cómica que, en palabras de alguien de la sala: "no tiene nada que ver con la hermana".

Tras la actuación (recogida de cables incluida), subieron al estrado las personalidades. Tras las personalidades, se fueron citando los nombres de los premiados, ordenados por lugar de residencia. Y por último subimos los "apoyos morales". El señor de Campillos sentado a nuestro lado, premiado por su labor como colaborador y con el que había hecho algunas migas, me dijo ... "no sabía que tú llevabas más de 100". Sí y esperemos que la salud acompañe para poder seguir donando mucho tiempo.

Pero, a pesar de estar allí, el acto no era ni para mí ni sobre mí. El acto era para los donantes y esta es la segunda cosa que me concernió. Durante los diferentes discursos, se mencionó el aumento de donaciones del año pasado e invariablemente el nombre de Pablo Ráez. No puedo negarlo, fue emocionante. Y todavía más emocionante fue el vídeo sobre los juegos de donantes de los cuales Pablo iba a ser el abanderado. La emoción fue mucha, contuve las lágrimas a duras penas en el sentido de que fueron más las que se quedaron que las que se escaparon pero las que se escaparon lo hicieron bien. El testimonio de un trasplantado de pulmón y otro de riñón que participarán en los juegos no hizo que disminuyera.

Si el destino hubiera sido menos cruel los dos hubiéramos estado allí. No pudo ser así. No en cuanto a presencia física. Lo que es estar, sí estuvo. Pablo estuvo allí.

Un saludo, Domingo.

sábado, 24 de junio de 2017

¡Agua va! (Relato)

Quinientos veinte cuatro, quinientos veinticinco, quinientos veintiséis ... ya solo faltan trescientos. Ochocientos veintiséis pasos desde la casa hasta la fuente. Ciento setenta y cinco más a la vuelta si se pasaba por la finca de Marcela con la esperanza de poder verla de reojo. Algunas veces lo conseguía pero, en general, había aceptado que el camino largo no era sino una pérdida de tiempo y, a veces, de agua por aquel meandro pedregoso en el que el pollino Rocinante tropezaba más veces que las que no.

Vio a lo lejos a Juan, atareado con lo suyo. Levantó la mano y lo saludó. Juan le devolvió el saludo. Era la tercera vez ese día y quedaban diez más. ¡Qué suerte tenía Juan! que vivía a escasos trescientos pasos de la fuente. ¡Y qué injusta era la vida! pues Juan tenía un pozo en la finca y no necesitaba ir a la fuente. Por tercera vez en el día perdió la cuenta de los pasos. Por tercera vez en el día no le importó porque sabía que, comenzando la bajada, solo quedarían doscientos pasos hasta la fuente.

Volvió a ponderar en su cabeza el camino a tomar para la vuelta. La última regañina de su padre por traer los cántaros semi llenos (semi vacíos decía su progenitor) le convenció de dejar la corte para el fin de semana siguiente que era fiesta en el pueblo. Empezaba la feria. Mientras pensaba en las diferentes atracciones, las almendras saladas, los juegos bestias a los que se prestaban el resto de zagales, las mil y una anécdotas de los años anteriores, llegó a la fuente. Con maquinal actitud ató el ronzal del pobre Rocinante y descargó las dos primeras cántaras. Las llenó y volvió a colocarlas en las alforjas.

Sin dejar de pensar en la feria, partió una manzana en dos, una de esas mitades en otras dos y, mientras él se comía un cuarto, compartió otro con su cuadrúpedo amigo. Dejó la otra mitad encima de la fuente, desató al noble animal y de forma automática tomó el sendero que conducía a casa de su pretendida. La media manzana quedó olvidada en la fuente donde unos pájaros no tardarían en dar buena cuenta de ella.

Cuatrocientos ochenta y uno, cuatrocientos ochenta y dos ... recordó que había decidido no tirar por el camino largo. Ya era tarde. Ya solo quedaba esperar en poder ver a Marcela y en que no se derramara el agua. La finca seguía muy tranquila. Comprendió entonces que debían haber ido al pueblo a comprar el vestido para la feria. Por eso no había tenido suerte las veces anteriores y por eso tampoco iba a tenerla esta vez. Maldijo su suerte y paró al burrito suavemente justo antes de las piedras.

Esta vez seguro que lo conseguiría. Primero esta pata aquí, luego la de atrás allí ... pero la paciencia no era la mejor virtud del equino. Con un ágil salto sorteó la mayor de las piedras.
¡Agua va!
El agua golpeando con fuerza ambos lados de ambos cántaros y, se encontró en medio, dio un salto hacia arriba y cayó luego donde momentos antes había cántaro y ahora solo alforja. Vio el agua chorrear. Le pareció que, cada gota, tardaba todo un minuto en llegar al suelo.

Un saludo, Domingo.

sábado, 17 de junio de 2017

Todo el mundo va a lo suyo

... menos yo que voy a lo mío. Me encanta esa frase. Es tan descriptiva ...

Soy muy consciente de ella y no deberían sorprenderme hechos como los que de vez en cuando me sorprenden. En este caso, gozo de una gran libertad en mi trabajo y puedo dedicar parte de mi tiempo a hacer herramientas para otros (mi equipo es bastante numeroso y variopinto) que casi nadie usa. Es un proceso curioso, de repente pienso que tal o cual cosa puede ser útil para ciertas personas y teniendo en cuenta experiencias pasadas, me limito a convertirla en realidad y comunicar que ya está disponible para quien quiera usarla.

Hay veces que la respuesta es verbalmente positiva y otros en que es simplemente nula. En cualquier caso, creo que no suelen usarlas ... al menos eso intuyo porque pasados unos meses preguntan por tal o cual cosa y digo que eso ya está disponible. Entonces se desata una histeria, bien particular, bien colectiva y me siento como si hubiera salvado una pequeña aldea gala de una apocalipsis zombi: feliz pero un tanto perplejo. ¿Qué hacen los zombis enfrentándose a Astérix y Obélix?.

El caso es que el arsenal de herramientas va tomando forma, se van interconectando y cada nueva herramienta revaloriza y a veces mejora las anteriores consiguiendo en cierta forma sobreponerse a un cierto estatus de "analysis-paralysis" general. Por supuesto, me alegro de que al final mi intuición sobre la utilidad de A ó B fuera cierta y procuro pensar en que la falta de aprecio inicial por ellas es solo porque en esta vida que vivimos, todo el mundo tiene muchas responsabilidades, muchos quehaceres y todo el mundo va a lo suyo porque difícilmente pueden atender a lo propio como para atender a lo de los demás. Todo el mundo menos yo, que voy a lo mío que es lo suyo.

Un saludo, Domingo.

sábado, 3 de junio de 2017

El chancho del inglés (Relato)

Babe era un cerdito pero no uno cualquiera, un cerdito valiente. Desde pequeño, desde chanchete, solo podía pensar en ser pastor. Había visto mil y una veces como el ranchero se dirigía a su pastora alemana para reunir el rebaño de ovejas y otras tantas veces las ovejas se habían asustado. Sería pastora pero estas ovejas no hablaban alemán. Una vez, solo una vez es lo que él necesitaba. Pero sabía que el ranchero no quería darle esa oportunidad. Cuando lo miraba, podía ver en sus ojos el reflejo de chorizos y morcillas y esto le dolía todavía más.

Para complicar más las cosas, el inglés, afincado desde hacía años en el sur de España, no hablaba casi ni una sola palabra de español. Además del clásico: "Una cerveza, por favor" que había aprendido en su Cardiff natal, las malas lenguas decían que también sabía decir "siesta", "sofa" sin acentuarlo en la "a" y "hospital", pronunciándolo de una extraña y curiosa forma esdrújula.

Y para colmo de desdichas, Babe no hablaba ni alemán, ni inglés ni español. Solo sabía ladrar con un acento local que resultaba muy gracioso a los perros, sobre todo a la pastora alemana, así como al resto de cerditos de la piara. ¿Qué querían? Al menos él era el único bilingüe de todo el rancho. Y el único con la determinación para convertirse en perro (o algo así) pastor.


  • Era lunes y era el día menos pensado y así lo pensó él: "Hoy es el día menos pensado, quizás tenga hoy mi oportunidad. Quizás no, es 100% seguro que la tendré.¡". Pero claro, como era el día menos pensado, aquel día no la tuvo.
  • Era martes y era el día menos pensado y así lo pensó él: "Ayer era lunes, un lunes no puede ser pero quizás hoy sí la tenga. Vamos, 90% seguro que la tendré,". Pero era martes y trece, aquel día tampoco fue.
  • Era miércoles y era el día menos pensado y así lo pensó él: "Ayer era martes, un martes es poco probable pero el hecho de que no fuera ayer aumenta las probabilidades de que sea hoy. 80% segurísimo que la tendré". Pero era miércoles y los miércoles el ranchero se limitaba a hacer las cosas que hacía los miércoles, no siendo el dar oportunidades a Babe una de ellas.
  •  ...
  • Era domingo y era el día menos pensado y así lo pensó él: "Ayer era sábado y el sábado es el último día de la semana para los ingleses; ayer no podía ser. Pero hoy sí, 15% seguro que hoy es el día de mi oportunidad" . Sin embargo, el inglés fue a comer con la familia a un restaurante indio cercano y Babe se quedó de nuevo sin su oportunidad.
  • Era lunes y era el día menos pensado y así lo pensó él: "Hoy es el día menos pensado, quizás tenga hoy mi oportunidad. Quizás no, es 100% seguro que la tendré.¡". Pero claro, como era el día menos pensado, aquel día ...

Un saludo, Domingo.

sábado, 27 de mayo de 2017

Llamaradas (Relato)

Carbón y madera esperando la llamada,
Barbacoa a la espera, surge la llamarada,
De dentro hacia fuera, la suerte ya echada,
Surca el tiempo la esfera y la carne marcada.

Chuletas de cordero, pinchitos de pollo,
Coge tú primero, yo me espero al criollo.
Solomillo de cerdo al romero, esto es un chollo
El pan se fue entero, empieza ya el bollo.

Ristra de morcillas, filetitos de lomo,
¡Acudid fierecilllas!, de eso no tomo.
De las verduritas ya veo el asomo,
Quedan mejor que fritas y de esas yo como.

Sube lenta la barriga y baja rápido el cartón,
En la mesa no hay migas, En el fuego casi ni carbón,
Gritan los aurigas del ascua, despejando el balón:
Más no podemos, ¡no sigas¡, ¿Que hay hamburguesas? ... ¡Para cabrón¡

Un saludo, Domingo.

sábado, 20 de mayo de 2017

Carreras ... de fondo

El fondo del título, las carreras. Aunque quién sabe si alguna vez serán las carreras de fondo. La media maratón, por ejemplo, sería bonito acabarla. Harina de otro costal es la 101 de Ronda. Esa, la verdad, no me veo. La preparación para la misma, posiblemente, sea sana pero no la carrera en sí. En cualquier caso, por el momento, me conformo con salir a correr con los compañeros de trabajo varias veces por semana. A pesar incluso de que corremos la mitad de lo que yo solía correr en mis tiempos mozos, pero da igual. Sienta bien, de hecho sienta mejor que el antiguo fútbol de los jueves o casi el nuevo pádel de los jueves.

Esta vez, además, hay un hecho diferenciador que es el de salir a correr en grupo. Incluso aunque dejes de hacerlo tras los primeros minutos y tus compañeros lleguen con uno o dos minutos de antelación, hay un cierto ritual tanto en la preparación como en la culminación, estiramientos, ducha, cocina ... que no había conocido antes. Sí, creo que salí a correr con gente un par de veces, pero al acabar, cada uno a su casa sin solución de continuidad. En este caso, al acabar, cada uno a su puesto de trabajo pero con un tiempo de aclimatación, de camaradería.

Luego, el hecho en sí es el mismo. O al menos el mismo que recuerdo al principio cuando todavía no corría 1 hora completa a una velocidad decente. Miro el suelo y me concentro en mantener la velocidad y la respiración. Y pienso. Pienso en lo que sea, divago. La gente que no ha corrido nunca o que no ha corrido sola con frecuencia dice que es aburrido. Muchos necesitan música para que no sea así. Quizás lo que necesitarían es que no les importara fantasear.

¿Y el futuro próximo? Pues mientras el calor sea soportable y no haya objeciones seguiremos corriendo. Intentaremos también bajar el ritmo de carrera. Intentaremos llevar nuestros cuerpos hasta el nivel siguiente. Respetando los límites de la salud, claro está. Uno de los primeros límites a batir es el del ritmo. 6 minutos el kilómetro. Yo recuerdo que llegué a correr básicamente a ese ritmo, no mucho más. Ahora mismo mis compañeros están en 6:15 y yo en 6:30. A ver si ambos podemos rebajar 15 segundillos cada kilómetro. Todo se andará ... o correrá.

Un saludo, Domingo.

sábado, 6 de mayo de 2017

Algo Galgo, Corre que te corre (Relato)

Algo Galgo estaba en baja forma,
Algo Galgo, comía chicken Korma,
Algo Galgo, decidió algo cambiar,
Y ese día el galgo salió a pasear.

Pasea arriba y abajo, va y viene
Y en siete paseos, mejor ya se siente.
El ritmo aumenta, aprieta el paso,
Se cansa un poquito pero no es un fracaso.

Si ando con ritmo empezando ya hoy,
En otra semana ya soy un Rajoy.
Despiertan mis genes, mis genes de galgo,
Y en una semana a correr yo ya salgo.

Una semana transcurre, siete días pasan,
Y el ego de Galgo está ya que arrasa.
Mañana ya empiezo, mañana ya salgo,
Mañana yo vuelo, palabra de Galgo.

Galgo corre como si fuera una moto,
Tropieza y se cae, ¿Algo se habrá roto?
Se levanta y vuelve cojeando hasta casa,
Se ducha, se cura y el dolor se le pasa.

Al día siguiente corre con prudencia,
Correr como motos es una demencia.
Corramos muy lento, volemos despacio,
Correr no es correr, es disfrutar cada paso.


Un saludo, Domingo.

domingo, 30 de abril de 2017

La vampira Kyra (Relato)

La vampira Kyra es atleta
Y siempre va en bicicleta,
Da muchas vueltas a la casa,
Si las ganas no se pasan.
Cuando se cansa y va más lenta,
Escupe el chicle, que es de menta,

Deja la bici en el frío suelo,
Su imaginación remonta el vuelo,
Busca figuras despampanantes,
Entre las estrellas más brillantes.
¿La constelación del caballito loco?,
Ya la conoce y le sabe a poco.

La Luna es negra y está muy llena,
No se muerde. Yo soy buena.
Un tragón vietnamita, avista luego,
No se muerde, que echa fuego.
¡Ay Mini-yo! ¡Una zorrita!,
No se muerde. Es muy bonita.

Anubis es una Linda hada,
No se muerde, que no sabe a nada.
La ratita ríe, enseña los dientes,
No se muerde. No es de valientes.
Muerde un osito, de gominola.
Mordería la bici, pero no mola.

Un saludo, Domingo.

sábado, 15 de abril de 2017

Distintos instintos

Esta la historia del típico perro del que se dice que solo le falta hablar. Uno que vive junto a otro muy inteligente. Bueno, no es solo uno, inteligentes hay varios. Son los torpes los que escasean allí donde él vive.

El caso es que esta es la historia del primero, que  fue eso, el primero. El primer perro que en una casa y además desde cachorro. En la memoria, acciones suyas típicas de las películas de Disney; con esos movimientos ágilmente torpes de los animales que todavía no han desarrollado todo su físico. Un perro que se da cabezazos contra la mesa de cristal porque ha crecido en el último mes y todavía no sabe que donde antes cabía holgadamente, ya no lo hace. Un animal que se distrae con una mosca o en este caso con restos de ceniza que levanta al corretear sobre una antigua hoguera apagada. El tipo de perro que rodea un erizo durante horas y se queda ronco ladrándole, el tipo de perro que se asusta de los tambores de Semana Santa y de las pieles de culebra (posiblemente de un ofidio real no se asustaría tanto). El tipo de perro que te trae una tortuga que ha encontrado Dios sabe dónde. Ese tipo de perro,

Pero no solo ese tipo de perro. Junto al perro de Disney o al Scotty de Scottex, el perro bueno, el perro travieso pero no malo, hay más perros. O el mismo pero con más sentimientos, más matices. Está el perro que se enfada cuando llega uno nuevo. De hecho un enfado se queda corto, es muerte por chocolate pero sustituyendo el chocolate por celos. Está el perro que no admite una derrota, se encara con otros y hasta con los dueños si es necesario. Está el perro que es extraordinariamente cariñoso y te busca sin cesar y el que pasa de ti como de comer ... pienso de régimen. Bueno, este es de los tragones así que no pasa del pienso de régimen. Y por último está el perro sádico al que le gustan las alitas de pollo crudas.

Habiendo comido tan solo unos minutos antes. Habiendo tenido un cierto trato de favor en comparación con otros perros tendentes a la obesidad ... sin otra explicación más que la de su instinto. Como decía algún vecino tras un caso similar: "tampoco puedo enfadarme porque los tengo para eso, para cazar". No es el caso de esta historia, el perro no está para cazar pero su instinto no está de acuerdo. Y como si se castigara a un humano que hubiera demostrado los mismos sentimientos que él, se le puede aplicar la indiferencia que otrora él aplicara. Se le puede aplicar el tratamiento de silencio. Se le puede aplicar la terapia de celos a base de acariciar a los "buenos".

Nada, él sabe que es solo temporal. No lo imagina, lo sabe. Lo que no sé si sabe es por qué lo hizo. Ni si consciente de que aquello estaba mal (los perros saben muy bien cuando algo está mal) intentó ingerir el "cuerpo de Benito" para deshacerse de las pruebas. Como todavía no habla, es una de las cosas que le falta, me temo que nunca lo sabremos. O quizás sí, quizás despierte algún día y el perro esté hablando. O quizás todo es mucho más sencillo y al igual que tantos otros perros, aquello fue solo producto de miles de años de evolución. Al final va a ser culpa del pobre Darwin.

Un saludo, Domingo.


domingo, 9 de abril de 2017

Rompiendo con la rutina

De vez en cuando viene bien romper con la rutina. Viene y sienta bien incluso cuando no se esté físicamente al cien por ciento por culpa de un resfriado de hoja perenne. Hay muchas formas de romper con la rutina. Una de ellas es la gastronomía. Por ejemplo, puede ir uno a Archidona y pedirse en uno de los restaurantes (Arxiduna) de la Plaza Ochavada un "arroz submarino" cuya receta se puede leer aquí y que luce tal que así.

Muy original y de gran sabor, a pesar del resfriado. La lástima fue que no pude ni acabarlo debido a los empachos de la noche y la mañana anterior. Es lo que tiene romper con la rutina, que a veces rompe uno demasiado :-).

Por lo demás, llega la Semana Santa y toca volver a romper rutina, al menos hasta cierto punto. Se aprovechan estos días para hacer cosas que se habían postergado así como para recuperar el poder de la fuerza, soltar, espero, mucosidad y liberar fuerza bruta con utensilios variados y en su mayoría ancestrales como pueda ser una azada.

Mi último proyecto, todavía a medias, involucra el reciclaje de todo tipo de plásticos, tubos, etc. para montar un sistema de riego sostenible en el jardín. Y otro en ciernes, la reutilización de móviles y routers viejos como walkie talkies. Ya veremos.

Un saludo, Domingo.

sábado, 1 de abril de 2017

En línea ascendente

Poco a poco los meses pasan y físicamente me voy encontrando mejor. No solo eso, la actividad física va aumentando y esta semana hasta hemos salido a correr. Planteamos hacerlo al menos una vez a la semana mientras que el calor lo permita. Si a eso le unimos el partido de pádel, los paseos tras la comida y la jardinería de los domingos ... no hay duda de que mi nivel de actividad física ha aumentado. Y lo mejor es que las diferentes tendinitis parece que van aguantando. A ver si consigo perder tres o cuatro kilos antes del verano y, sobre todo, a ver si he aprendido la lección del pasado acerca del peligro de los helados :-D.

Un saludo, Domingo.

sábado, 18 de marzo de 2017

Terjiverso críptico

Guarda con mimo la clave,
Mantenla siempre privada,
Firmar con ella es la llave,
Con la pública será validada.

Mundo de virtuosas monedas,
Y transacciones en bloque,
Uno tras otro, en cadena,
Sutilmente minados, gran toque.

Bitcoin la más famosa,
Ether la más etérea,
Dash la más pujante.
Compran cualquier cosa,
La más guapa y la más fea,
De seda o espinos el guante.

sábado, 11 de marzo de 2017

Vuelta a la normalidad

Y tras una semanita de vacaciones, otra de trabajo. No me resulta curioso porque siempre me he habituado rápidamente a los cambios de situación pero es como si la semana de vacaciones hubiera sido hace tres mil millones de años. Algo así como el tiempo que resta para las de verano. Y hace solo una semana.

Por el contrario, lo que sí me resulta más curioso es el tiempo que ha hecho hoy, coincidente con el que ha hecho los últimos días y el que hará probablemente mañana. Un tiempo primaveral, sin duda alguna. Pero de fin de la primavera, más que de presagio de la misma. Con un tiempo así, solo el refranero nos puede hacer creer que, hasta el 40 de mayo, todavía quedan días de frío.

Bueno, tiempo al tiempo. Por el momento en tres semanas o así habrá cambio de hora y las tardes serán más largas. Es, por tanto, buen momento para empezar a pensar qué tipo de cosas se pueden ir haciendo en esas iluminadas tardes. Otras cosas que hay que ir pensando son las siguientes mejoras en la casa y hasta el deporte complementario que se podría ir haciendo y que al final nunca se hace.

Claro que muchas de esas ideas al final luchan contra la realidad de que hay más horas de luz pero el día no tienes más horas. Si hoy llegas a casa a las 8, de noche, cenas a las 9, de noche, y te vas a la cama a las 12, por muchas horas de luz que se añadan, la única diferencia es que, dentro de unos meses llegarás a la casa a las 8, de día, cenarás a las 9, de día, y te irás a la cama a las 12 ... de noche.

Ya veremos, ya veremos. Por el momento toca seguir viviendo el día a día que no es otra cosa que seguir viviendo con todas las comodidades de las que disfrutamos los más afortunados en los países desarrollados. Que no es poco.

Un saludo, Domingo.

domingo, 5 de marzo de 2017

Siempre Fuerte



Esta es la foto de perfil de mi Whatsapp. He buscado en Google pero curiosamente no la encontraba. Se ve que se ha transmitido vía redes sociales pero o bien los perfiles no eran públicos o Google no ha tenido tiempo de indexarla todavía. Eso sí, su inteligencia artificial sí que ha detectado rápidamente que se trata una foto de la Catedral de Málaga. Quizás dentro de unos años detectará también el título de esta entrada que, por supuesto, es también el estado de Whatsapp: "Siempre Fuerte".

Dentro de unas horas hará una semana exactamente de la última vez que vi a Pablo Ráez en directo o en este caso y lamentablemente, de cuerpo presente. La primera vez que lo vi fue en el funeral de mi abuela. Había visto a diferentes miembros de su familia, sobre todo a sus abuelos y alguna vez a su hermana con anterioridad pero era la primera vez que lo veía a él. En aquel momento debía tener 17 años y bajo la camiseta de verano, se intuía el físico de un auténtico atleta. En seguida pensé que estaba destinado a ser bombero como su padre. Su hermana le comentó que yo había estudiado matemáticas, recalcando lo difíciles que eran motivo por el cual pensé que ni al uno ni a la otra se le habían dado del todo bien.

La siguiente vez que lo vi fue en Youtube. Había escuchado hablar de "Crossfit" un par de veces pues estaba empezando a ponerse de moda, pero no fue hasta que vi su vídeo cuando comprendí que eso del Crossfit no era lo que hacían mis compañeros de trabajo, por mucho que quisieran ponerle el mismo nombre. Como puede verse, era todo un portento de la naturaleza. Huelga decir que yo nunca fui un deportista dotado y menos con esa edad pero con mi base genética creo que ni aunque viviera tres vidas sería capaz de hacer lo que hace Pablo en ese vídeo.

Poco tiempo después mi madre, que hablaba frecuentemente con su abuela, me comenta que tiene leucemia y que se la han encontrado en un chequeo rutinario para operarse de una antigua lesión de rodilla. Sus niveles sanguíneos eran tan alarmantemente bajos y contradecían tan a gritos su espectacular aspecto exterior que tuvieron que repetirle las pruebas. Lamentablemente las segundas no hicieron sino confirmar el resultado de las primeras. Lo demás es público y Wikipedia lo sabe mejor que yo.

Lo que no es público sino meramente privado y familiar fue el par de veces que acompañé a mi madre a visitarlo al Hospital Carlos Haya de Málaga tras su primer transplante de médula. Había perdido parcialmente la visión a causa de la quimioterapia y se encontraba encerrado rodeado de su padre o su madre, que se alternaban para cuidarlo y sus gadgets, su consola o su iPhone. Pablo era todo un fanboy.

Tras eso, un año y medio de alegrías y sinsabores. El ser declarado abanderado de la delegación de trasplantados en los juegos olímpicos de 2018 ó 2020, si no recuerdo mal. Recuerdo que pensé que sus contrincantes estarían en desventaja. Con semejante físico, en plena juventud y a poco que la salud le acompañara ... pero no le acompañó. El segundo trasplante no era el idóneo sino el único que había con una cierta compatibilidad y casi un grito desesperado en busca de un milagro en el que toda España creyó y que nunca sucedió. En el camino, un alza récord de donantes de médula. Incluyo yo mismo, con más de 100 donaciones de sangre en mis brazos, nunca me había hecho donante de médula y el año pasado me hice.

La semana pasada, quizás poco antes de escribir mi entrada en el blog, Pablo moría en su casa rodeado de su familia más cercana que además en este caso resultaba ser su familia a secas. La suya no era una gran familia si nos ceñimos al número única y exclusivamente a la cantidad. Para empeorar las cosas, su abuelo materno a quien iríamos a visitar tras el funeral, había sufrido una caída con rotura de cadera o viceversa unas semanas antes y su abuela paterna también estaba delicada de salud.

Cuando llegamos al tanatorio me sorprendió ver tan poca gente allí. Con su eco mediático, yo esperaba, como se suele decir, que aquello fuera Calle Larios en ferias. Pero no, no distaba mucho de cualquier otro fallecimiento. También es cierto que llegamos a última hora, poco antes del traslado. Quizás por la mañana sí que habían arropado a la familia los centenares de personas que así lo hicieron durante el servicio religioso. Al igual que la Wikipedia, o su redactor, unas 1000 personas también calculo yo en una iglesia que más bien parecía una catedral. Unas 500 sentadas y otras tantas de pie asistiendo al servicio bien en directo, bien a través de los monitores distribuidos por las diferentes columnas. Me sorprendió, a medias, ver tanto despliegue tecnológico en una iglesia. No sé si tenían algún realizador o directamente las cámaras apuntaban al sonido, tal como hacen los sistemas de videoconferencia en las salas de reuniones típicas en las empresas.

Durante el servicio me enteré de que Pablo se había bautizado ya de mayor y que la familia mantenía una relación de amistad con el sacerdote que oficiaba. Tanto que él mismo no pudo evitar emocionarse en algunos momentos. Especialmente emocionante fue cuando sacaron el féretro de la iglesia camino al crematorio. En primer lugar porque lo llevaban, como había pedido el propio Pablo, los adolescentes que ejercían de monaguillos y de los cuales él había formado parte hacía tan solo unos años. En segundo lugar porque el sacerdote pidió comprensión con la familia, completamente rota y que se canalizaran las palabras y gestos de pésame con gestos, en particular con el brazo flexionado a la altura del codo, sacando bíceps y gritando "¡Siempre Fuerte!".

Ese había sido el lema también que se podía leer en la cinta que llevaba la corona de flores que colgaba del portón trasero del coche fúnebre. En los laterales, otras de la familia o los bomberos de Marbella. Por cierto, por razones no demasiado importantes en vez de acudir con antelación a la iglesia, acabamos siguiendo al coche fúnebre y entre otras cosas siendo testigos del cariño, respeto y admiración no solo del pueblo marbellí sino de las diferentes fuerzas y cuerpos del estado, policía, guardia civil, bomberos ... incluso recuerdo a uno de los policías haciendo el saludo militar al paso del coche fúnebre.

Pablo murió luchando y murió con el ruido y agitación que cabe esperar en un chico de 20 años que acaba de empezar a vivir. No es normal pervivir a un hijo, decía hoy alguien que no sabría decir quién es pero cuya cara me sonaba.Y lo decía hoy porque ayer, justo una semana después, murió su abuelo materno. En silencio, como corresponde a una persona de 91 años al que una enfermedad que en principio no supone un riesgo para la vida se le complica. A esas edades, de hecho a cualquiera pero especialmente en esas, basta estar vivo para poder morirse.

El funeral de hoy ha sido íntimo, casi más íntimo imposible. Quince personas. El padre de Pablo comentaba que para la familia parecía el día de la marmota. Y lo era, era la gota, la lágrima, que colmaba el vaso pero teniendo en cuenta que la culpable no es la pobre lágrima sino el vaso previo. Al final, en Marbella, casi el mismo sitio, casi la misma gente 985 personas arriba o abajo y casi los mismos periodistas, el mismo núcleo familiar y subyacente, con unas u otras palabras, el mismo lema:

SIEMPRE FUERTE

Un saludo, Domingo.

sábado, 25 de febrero de 2017

Espíritu creador

Continúa la racha. Ni el principio de este año ni, por tanto, el final del año pasado están ya muy cerca y continúa la racha. Eso quiere decir que está durando como si fuera de Duracell. Tanto fuera como dentro del trabajo estoy pasando por un periodo creativo. Como si fuera un círculo virtuoso, cada idea parece abonar el suelo para la siguiente.

No son grandes ideas, faltaría más, pero son ideas y son variadas. La última fue en una presentación informal a la que llegué tarde por motivos formales. No sé si quizás por perderme la primera parte o simplemente porque conecté los puntos pero vi claramente lo que se podía hacer mezclando lo que me había perdido (pero conocía o al menos intuía) y aquello a lo que sí había asistido.

Comuniqué mi idea y preveo que una "mundanización" de la misma puede tener futuro. ¿Quién sabe si quizás la idea completa? Ya me enteraré ... o quizás no. Tampoco es que importe mucho, la idea en sí mismo es premio suficiente.

Y junto a las ideas, los hechos entendidos como las cosas que se hacen ... con las manos o con los pies. El deporte en particular. Los inicios en el mundo del pádel me están resultando muy atractivos. Es divertido y aunque hay quien dice lo contrario, por el momento me resulta bastante menos lesivo para mis articulaciones que el fútbol sobre césped artificial.

No solo eso, jugado el viernes resulta ser un buen calentamiento para el partido de fútbol sala del sábado. Hoy hasta he marcado tres goles. Algo que no pasaba desde hacía meses y que no sabemos si volverá a pasar. Por el momento si va sirviendo para rebajar los helados del año pasado y de acicate para evitar los de este ... perfecto.

Finalmente, con respecto al alemán, alles ist gut. Creo que pasando unos meses haré lo que hice en su momento con el francés. Cambiaré la configuración de algunas aplicaciones para que aparezcan en alemán y así poder tener otro tipo de entrenamiento gratuito :-)

Un saludo, Domingo.

sábado, 11 de febrero de 2017

Pérez de Arteaga

Siempre me ha gustado lo que me gusta calificar como música clásica popular, por diferenciarla de cualquier música clásica al azar. El concepto entiendo que es fácilmente comprensible, la música clásica que hemos escuchado alguna vez en radio, televisión pero no probablemente en la ópera de la que proviene. Bueno, eso me hace pensar que algún día debiera ir a la ópera; solo he estado un par de veces en el teatro y la verdad es que la experiencia me gustó bastante.

Pero demostraciones de ignorancia aparte, el caso es que me gusta esa música clásica y también alguna de la otra. Hace meses sintonicé, de nuevo, la cadena de Radio Nacional de España que se dedica en exclusiva a ello. Lo había hecho antes, hace años, pero no recuerdo por qué acabé quitándola. Esta vez no, esta vez la dejé y, a veces, yendo o viniendo de cualquier sitio la ponía con la intención de relajarme.

En varias de esas ocasiones escuché la voz culta y atrayente de José Luis Pérez de Arteaga al que escuché también en el programa cultural de Radio Nacional donde tenía un "blog" en el que hablaba de tal o cual cosa. Lo último que recuerdo fue su comentario sobre el CD del concierto de Año Nuevo. Decía que nunca se habían dado tanta prisa en editarlo y nunca había estado tan escaso. Alguien de la calle lo definiría como "con menos detalles que un Seat Panda", algo que él por supuesto no haría. Él simplemente comentaba que no venía el libreto con las duraciones, los momentos cumbres de tal o cual pieza.

Esta semana, el martes creo, de vuelta del trabajo volví a seleccionar en la radio del coche el programa cultural de RNE y me enteré de su fallecimiento. Entrevistaron a varios amigos y algún conocido. Todo el mundo destacaba su gran saber, no solo sobre Mahler sobre el que había escrito una obra que definían como canónica.

Al día siguiente Rubén Amón lo "indultó" en http://www.ondacero.es/programas/mas-de-uno/audios-podcast/opinion-masdeuno/indultado/ruben-amon-indulta-a-jose-luis-perez-de-arteaga-por-instruirnos-sin-abusar-del-pulpito_20170209589c356a0cf2a328aaa37458.html

La verdad es que lo esperaba. Esa sección del programa de Carlos Alsina es una de las que me gusta, me gusta cómo se expresa y además en general suelo coincidir con las opiniones de Amón. Conozco por tanto su gusto por la música clásica. Quizás debiera escribir gusto con mayúsculas para distinguirlo del mío. Amón parece ser un erudito a juzgar también por alguna opinión del tenor José Manuel Zapata, otro colaborador del programa.

Zapata también dice otras cosas con las que estoy de acuerdo. En particular dice que no hay música clásica o música culta y música inculta. Que solo hay música buena y música mala. Y en particular con la música buena uno se emociona. Yo no soy mucho de emocionarme pero hace un par de meses realmente comprendí a lo que se refería Zapata. De vuelta del trabajo escuché en la radio una entrevista a la hija de Alfredo Kraus y a continuación un pequeño corte de La Tabernera del Puerto.

Recuerdo que pensé ... "¿cómo se puede cantar tan bien?" y me emocioné, vaya si me emocioné. Me emocioné como lo hice en otras ocasiones, aunque en menor medida, al escuchar a Pérez de Arteaga verbalizar una ínfima parte de su cultura.

Descanse en paz.

Un saludo, Domingo.

sábado, 4 de febrero de 2017

Padeleando

Empieza a completarse la migración de fútbol a pádel. Quizás unos años después de lo requerido. Por el momento la sensación es buena aunque condicionada por la impresión de que definitivamente debo perder peso. A ver si el propio pádel me ayuda. O la dieta ... :-).

Pégale ajustado y como si fuera a romperse,
Áspid de seda, recuerda quién manda,
De todos los sonidos que puedan verse,
El más dulce de todos huele a lavanda,
La pala por el grip, un giro y la pelota a la banda.

Un saludo, Domingo.

sábado, 28 de enero de 2017

Me siento bien

No voy a decir que el balance de la primera semana trabajando de pie no pueda ser mejor pero tampoco puedo decir que sea malo, más bien todo lo contrario. El lunes fue oficialmente el primer día que trabajé de pie. El tiempo de trabajo hasta la hora de la comida fue como el que ya había experimentado el viernes anterior: físicamente aceptable y mentalmente, con la promesa de la comida que no sería de pie, más aceptable todavía. El problema fue la tarde, un período más largo y además estando ya cansado.

Entonces fue cuando me vi escribiendo el libro sobre las mil y una formas de cambiar de postura, echar el peso sobre un pie, luego sobre el otro, luego sobre los dos, luego sobre uno pero el otro sobre la rueda de la silla ... Así fue como, cambio va, cambio viene, conseguí llegar a las 5 de la tarde. En ese momento, a pesar del pronóstico de tener que seguir de pie durante muchos minutos, tanto cuerpo como mente parece que se rindieron y el final del día fue mucho menos incómodo en todos los sentidos.

El martes fue fundamentalmente igual, y el miércoles y el jueves y hasta el viernes. Con una cierta progresión, con pequeños trucos que he ido encontrando, pero fundamentalmente igual. Creo que fue el jueves o más probablemente el miércoles el peor día de todos en el sentido de que me pregunté si tras el período de prueba seguiría todavía interesado habida cuenta del mal rato post-almuerzo.

Pero sí, estoy bastante convencido de que así será. Es cierto que en algunos momentos las piernas se quedan más doloridas pero también es cierto que durante todo el día me noto con mayor energía.  ¿Será todo mental? Pues no lo sé pero lo que sí sé es que los días en los que tengo reuniones alterno de forma relativamente natural el estar de pie y sentado y todo se hace más llevadero. Y los días en los que no tengo reuniones, pues me obligo a ir a la cocina, tomar alguna infusión, a andar de vez en cuando y no estoy sentado no sé cuántas horas.

¿Y aparte de esto? Pues aparte de esto ayer, tras un día estando trabajando de pie jugué casi dos horas al pádel y me fue bastante bien. Me sentí bien, más ligero y hasta gané. Y hoy, tras haber jugado ayer, resulta que hemos echado el partido de fútbol más largo en bastante tiempo y también me he encontrado mejor. Con los músculos algo más acalambrados debido al partido de ayer, pero eso ha sido fundamentalmente al final del partido y solo han sido ligeras molestias.

Así que sí, me siento bien y la semana próxima sabré si es algo puntual, producto de mi delirante imaginación o es algo que promete cierta continuidad. Hasta entonces, disfrutemos de poder hacer deporte sin dolor.

Un saludo, Domingo.

sábado, 21 de enero de 2017

No me siento. !Bien!

Hoy me siento bien. Es el primer sábado en muchos que, tras jugar al fútbol, no noto molestias en las rodillas o el talón. A ver si puede seguir la racha. No sé si habrá tenido que ver que hacía dos semanas que no jugaba tras abandonar ese fútbol de los jueves y tras no acudir la semana pasada por culpa de lo que podríamos llamar "llamada voluntaria del deber" en el trabajo.

Lo de los jueves es extraño. He debido estar jugando con ellos durante casi diez años y la relación nunca fue mala pero tampoco fue magnífica quitando personas muy puntuales. En cualquier caso, sí que hubiera esperado algún tipo de reacción a mi comunicado y el silencio más absoluto fue lo que recibí. Tras unos meses fuera por lesión imagino que no les habrá pillado por sorpresa. Si esa fue su reacción imagino que todas las partes han salido ganando. Y yo el primero porque ese campo siempre me ha afectado a las articulaciones. A ver si gano tracción como jugador de pádel amater y, tal como parece, se muestra como un deporte menos lesivo con mis articulaciones.

Y si lo de los jueves es extraño, lo del trabajo no tanto. Sí que era un poco extraño el participar en un concurso de desarrolladores sin ser yo uno o al menos siendo mi perfil uno de los menos comunes en la competición. Se puede decir que era el más técnico de los menos técnicos de una empresa de marcado perfil técnico. De hecho, la única otra persona con mi misma categoría se limitó al papel de ideólogo, sin aportar nada desde el punto de vista de la implementación final. Al final, estuvo bien y acabé no solo con la sensación de que el equipo había hecho un buen trabajo a pesar de que solo uno de los tres estaba especializado en su área y con la sensación de que en una hipotética clasificación final hubiéramos quedado relativamente bien clasificados.

Por otro lado, el final del evento coincidió en cierta forma con la vuelta a la normalidad tras las vacaciones navideñas. Coincidió también con alguna que otra mejora en el producto que estoy desarrollando y que espero poder seguir haciendo porque las directrices pueden cambiar en cualquier momento y lo que han sido unos meses de tranquilidad tras otros tantos de lo contrario, podría volver a cambiar en cualquier momento. En cualquier momento, como cambian las cosas. Como cambia la forma de trabajar, que un día estás sentado todo el día en tu silla y mesa habituales y al día siguiente te instalan (porque lo has pedido tú) un nuevo escritorio que permite trabajar de pie o sentado según te convenga.

Dos semanas tengo para probarlo y decidir si me lo quedo. Tras medio día probándolo, el primer pensamiento no es "No me siento bien" sino "No me siento, ¡Bien!". Veremos qué tal tras la primera semana probándolo. En principio, por la mañana imagino que no habrá mucho problema pues justo cuando empezaba a sentir las piernas cansadas era el momento de ir a comer y comer sí que no pienso hacerlo de pie ... por el momento. La idea es ir alternando posiciones, estar de pie y sentado durante el día en vez de forma que en vez de pasar 9 horas con el culete pegado a la silla, pase por ejemplo 6 de pie y 3 sentado. Ya veremos la proporción final ... o incluso si no tengo que decir que esto no es para mí. Ya veremos.

Un saludo, Domingo.

sábado, 7 de enero de 2017

Terjiverso: El balón

Esta semana escuché a Taboada presentar un libro de rimas de deportes para niños. O un libro para niños de rimas de deportes ... algo así. Recordé que ya no hacía "terjiversos". En un gesto tan español como el de echar la culpa a otros, diremos que la culpa de haberme olvidado es del propio Taboada, que ya hace unos años que no hace sus reversos y no me lo recuerda. Y no solo le echaré la culpa sino que además me vengaré porque dijo en antena que un amigo suyo decía que era "polipatético", decía que "hacía muchas cosas mal". Eso es claramente incierto pues es ampliamente conocido que soy un "jugador polipatético", que juega mal en muchos sitios. Si el amigo de Taboada quiere meterse con él, que lo haga inventándose su propia palabra, no robándomela como si fuera un balón.

Y hablando de balones, a él dedicaré mi terjiverso.

Buen juego, de él tenerlo es la base,
A los cinco segundos marras el pase,
La hinchada deshinchada, cara de parca,
Ósculos de Judas al suplente sin clase,
Noventa minutos pitándote, tu mejor marca.

Un saludo, Domingo.

lunes, 2 de enero de 2017

Un año de Km. 0

Ayer me felicitaron el año en un grupo de Whatsapp. Con atino, alguien felicitaba no ya el Año Nuevo sino el año con poco uso. Año de Km. 0 respondió otra persona. Sin ánimo de reabrir el eterno debate acerca de cuándo se debe empezar a felicitar las navidades y cuándo se debe parar de felicitar el año, el primer o segundo día del año debería ser seguro felicitarlo y hasta desear mucha suerte con sus majestades los Reyes (o los ciudadanos de Oriente, no vaya a ser que se me enfade alguien).

Así pues, Feliz Año a todos ... y a secas.