sábado, 10 de diciembre de 2016

Salud, Inteligencia Artificial y Deustch

Durante varios períodos en mi vida he escuchado hablar, he leído o simplemente me he informado o desinformado (imagino que dependiendo de a quien escuches) sobre la inteligencia emocional. No sé decir si ha sido una moda y si lo ha sido si ha sido una pasajera o no. El caso es que recientemente me ha pasado lo mismo pero con la inteligencia artificial. Los avances o intentos de ellos de diferentes grandes compañías, Google a la cabeza, han llegado a copar algunos titulares. Como no veo televisión no sé si han llegado también a la pequeña pantalla aunque me imagino que así habrá sido. 

Uno de las aplicaciones más citadas ha sido la siguiente:
https://quickdraw.withgoogle.com/

Es uno de los experimentos que se puede encontrar en https://aiexperiments.withgoogle.com/

El caso es que me interesó la tecnología que hay detrás y me puse a investigar. Comprobé que uno se puede adentrar en las bases de la inteligencia artificial de forma relativamente sencilla si conoce algunos lenguajes de programación que están en boga y, por supuesto, sabe inglés. Uno de los ejercicios básicos es el de discernir el número en una imagen a partir de patrones de números. Algo parecido se hace también con, por ejemplo, fotos de animales. Hay webs en las que puedes seleccionar la foto de un animal y te identifica qué tipo de animal es y además te dice la certidumbre que tiene. Incluso en Google Fotos puedes hacer una búsqueda por "labrador" y te enseñará todas las fotos que hayas sacado de tu labrador pero no las de tu pastor alemán. Bueno, más o menos, puede que algún podenquito se cuele ;-).

Así pues, en parte por interés personal, en parte por interés profesional, he estado leyendo sobre ello. Al final la inteligencia artificial es bastante rudimentaria y en muchos casos se diferencia poco de la fuerza bruta. Cuantos más fotos tenga de algo, mejor sabré y una nueva foto se parece o no mediante métodos estadísticos. Sin embargo, hay un enfoque me que me gustó particularmente porque me pareció más "humano" y es el aprendizaje basado en recompensas. No sé si se basa, más bien es al revés, hay un estudio de una famosa universidad en la que hacen un programa al que enseñan a jugar a juegos de Atari a base de recompensar acciones aleatorias que son positivas y de penalizar aquellas que no lo son. Ciertamente esto no es la panacea. No pueden saber si disparar en la pantalla 1 a algo puede tener un efecto vital en la pantalla 3 pero a corto plazo los efectos son bastante impresionantes.

Por ejemplo aquí hay una adaptación de ese estudio en un juego relativamente básico pero con cierta complejidad. Un pequeño robot puede detectar distancias a pareces, manzanas y venenos. Siempre que se estampe contra una pared o coma veneno, será penalizado. Siempre que se coma una manzana, será recompensado. 
https://cs.stanford.edu/people/karpathy/convnetjs/demo/rldemo.html

Tras 10 minutos de aprendizaje (o dándole al botón Load network from JSON ) podremos comprobar cómo el robot será muy hábil y evitará muros y venenos mientras que se comerá las manzana que pueda detectar.

Y aquí dejaremos el primero de los tópicos que quería tratar, que no es el primero que comento en el título pues ya se sabe que la salud es lo primero. Al menos en el título :-). Y mi salud se ha visto ligeramente comprometida este último mes con un catarro que no hay forma de que se vaya. Parece ser que ya lo voy consiguiendo pero ¡hay que ver qué trabajito!. Entre otras cosas es una delicia poder escuchar las cosas tras semanas de oídos taponados. A ver si el deporte ayuda a poner los mocos por ahí y a ponerme de nuevo en forma, que ya va siendo hora. Hoy al menos apenas me ha molestado el talón. Algo es algo.

Y lo último es que ... unos 10 años después de aquel Ich Lerne Deutsch que escribí en el blog, hoy puedo decirlo de nuevo. He empezado con Duolingo y la verdad es que no está mal. Es un enfoque un tanto curioso porque parece más un juego del que se espera que tú aprendas la gramática. O quizás se espera que tú lo busques por tu cuenta o hables en sus foros. Por el momento, me dice que mi nivel de alemán, tras un mes escaso de aprendizaje, es de un 25%. Algo tienen que decir, claro está :-). Me da que es algo así como que cada 10 nuevas palabras es un 1% de forma que al aprender las 1000 palabras ya llegas al 100%. Como aquel curso de inglés "Aprenda inglés con 1000 palabras". Lo digo porque tiene un índice de las palabras aprendidas y creo que eran 200 y pico. O lo mismo es solo casualidad. Ya lo iremos viendo.

Bis bald, Domingo.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Rap .... con la O, No los controlo

Unas cuantas definiciones casi improvisadas.


  • Gozos: Tonos cortos o sordos. Morbosos coros porno sonoros con son. No los controlo. Son gozos.
  • Cojos: Godos o gordos, Los rondo, los cojo, ¿no los controlo? ... los corto, los rompo. ¡Socorro!. Los ojos rojos, rotos con dolor. Son cojos.
  • Tontos: Locos con mocos, bobos los ojos, ¿No los controlo?, ¡Cojón!. Son  tontos.
  • Sordos: Toco poco. Toco. Toco con son. Toco todos los modos. No lo logro. Vosotros como corchos. No los controlo ¡Coño!. Son sordos.
  • Gordos: Col, cocos ... ocho tochos con olor: los como. Como todos, los como. No lo controlo, No los controlo. ¿Fotos con vosotros? No, con nosotros los fofos. Somos gordos.
  • Cóndor: Pollo solo. Fondo con sol color formol. Corro, Monto foto con tonos rojos. Logro foto con tonos tontos. No los controlo. ¿Cóndor? No.
Un saludo, Domingo.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Rap ... con la A

Esta semana escuché una entrevista al rapero Nach. El motivo no era otro que la presentación de un libro de poesía y la persona que lo presentaba era definida por el locutor de radio como "el mejor poeta vivo" de acuerdo a sus gustos. Era por tanto la presentación de un libro de poesía con profundidad, no un vanidoso intento de conseguir monetizar tu fama como cantante en un público que puede incluir, o no, al tuyo.

Durante la entrevista sonó una canción, una canción que yo ya había escuchado con anterioridad:
https://www.youtube.com/watch?v=pKiBn5PWpxw

Esta, con sus obvias características, se unía a otra más "típica" que habían puesto en otra sección del programa hacía unas semanas. No sé si el autor es el mismo pero podría serlo. No sería tanta casualidad. Como tampoco lo sería que ambas canciones hubieran sido seleccionadas por alguien  que evidentemente no puedo ser yo y que yo la haya escuchado alguna vez mientras jugaba al fútbol. Ummm, espero no meterme en un lío con la SGAE, no debiera pero con la SGAE nunca se puede estar seguro :-).

En cualquier caso, la música me sonó familiar. Además, al igual que cuando la escuché por primera vez, me llamó la atención lo mismo que a todo el mundo, los textos usando solamente una vocal. Me recordó a aquella vez que vi una historia, una sucesión de palabras, que eran completamente diferentes dependiendo de si se leían al derecho o al revés. Muy parecida a aquella otra historieta cuyos renglones, leídos al derecho o al revés, también daba lugar a dos resultados completamente distintos. No dejan de ser juegos ... y a mí me gusta jugar.

Hoy empezaremos con la A.

Tra, tralará, tralará
Canta la rana cada mañana,
Mañana cantará la rana, saltará la alarma.
"Matar, matar, matar ..."
Alarga la palma la alarga, la alarga, la para.
"Calma, calma, calma"
Anda hasta la taza, caga, la plasta mancha ... argggg
Nada a la panza ... a la caza va la falsa rata.

Amanda va a la casa; la cara lavada
Danzará, danzará hasta las tantas,
Las almas vanas, Las malas ratas vagan, las ratas pagan, Amanda nada gana.
La mala rata paga la pasta para amarla.
Amanda traga sal amarga, la cara plana
¿La asaltarán, la raptarán, la arrastrarán hasta la cama?
¿Atarla, catarla, matarla?  ...

Amarla, amarla, amarla ... La rata ama a Amanda
La calma, llama a la pasma, la saca
¿Malvada rata canalla? santa, casta.
Amanda ama a la rata .., a la rana, a la alarma ... al altar
La amará cada mañana, nada basta.
Mañana cantará la rana, saltará la  alarma.
Amanda charlará, cantará, amasará la tarta ... amará ...
"Calma, calma, calma"


Un saludo, Domingo.

sábado, 5 de noviembre de 2016

Un grano no hace granero

Pero ayuda a su compañero. Eso es lo que decía el refrán que aprendí de pequeño. No recuerdo muy bien cómo pero creo que, de alguna forma, llegó a mi poder un libro de refranes con dichos que no todo el mundo conoce. Amigo que no presta, cuchillo que no corta, que se pierdan, poco importa. Ese seguro que es del libro. El del título, no estoy seguro. Más bien creo que se lo escuché a mi abuela alguna que otra vez.

La sabiduría popular es doblemente sabia, La gente y el tiempo han ido realizando esa labor que la RAE se reserva para el idioma, ha limpiado, ha fijado y ha dado esplendor. No siempre en forma de refranes, a veces, simplemente, en forma de libros. O en forma de párrafos geniales. Dicen que la rosa del Principito era especial porque era suya o por el tiempo que le había dedicado que viene a ser lo mismo. Dicen que al protagonista de Moby Dick pueden llamarle Ismael. Dicen muchas cosas de las cuales no me acuerdo.

Mi memoria nunca ha sido mala, más bien al contrario. Y al igual que todo el mundo (creo) siento que lo es. De no ser así, no entiendo los anuncios en la radio de productos que mejoran la memoria. A mí, me ha pasado desde pequeño con, por ejemplo, los nombres de las personas. Pasados unos años, pocos, hasta olvidaba el de mis profesores. Los envidiaba pues años y años después ellos eran capaz de seguir recordando los de sus alumnos. Quizás es un tipo de memoria como la de los camareros, especialmente entrenada, hipertrofiada, casi.

En cambio, hablo con personas sobre cosas que sucedieron no hace mucho y veo que sí las recuerdo y ellos no. Y hablo de personas que se presuponen que son muy inteligentes y deben tener también una buena memoria. Eso, la verdad, me tranquiliza. Al menos un poco. Todavía me inquieta el no recordar exactamente todos los nombres pero quizás es solo porque quiero recordarlo todo y, tal como decía Sherlock Holmes, la memoria es finita y el espacio que tenemos limitado. Si hay algo que entra, otra cosa debe salir. Y a lo mejor esa cosa que debería salir es más importante que la que te gustaría que entrara. De ser así, bien está el no recordar.

Un grano no hace granero, pero ayuda a su compañero. Todo recuerdo, toda memoria que guardemos, que sea significativo. Tengo la sensación de que eso me hace más feliz. Y tengo la sensación también de que ya tendremos tiempo de olvidar. ¡Será por tiempo!

Un saludo, Domingo.


sábado, 29 de octubre de 2016

Decrepitud

Decrepitud me suena a chicos exploradores, a furgonetas "camperizadas", a barbacoa y a castañas asadas. Decrepitud me suena a algo que crepita y quizás la raíz latina es la misma. Sin embargo, la decrepitud tiene peor prensa, indudablemente. Y no es de extrañar pues es nuestro talón de aquiles y más concretamente el talón de aquiles de mi talón de aquiles.

Aunque, a fuer de ser honesto, no es solo mi tendón sino cualquiera de ellos cuando se ve sometido a un sobrepeso de incluso solo 3 ó 4 kilos más de lo usual. Así que, bien sea por casualidad, bien por edad o bien por esos helados del verano, ando arrastrando problemas en el talón y hasta los pies.

He dejado el fútbol de los jueves temporalmente y estoy meditando que sea definitivo y sustituirlo por un deporte que castigue menos las articulaciones. El pádel podría ser el nuevo fútbol siete. Ya veremos.

Por lo demás, sigue el goteo de actuaciones que, poco a poco, van dejando una casa más conforme al ideal que uno tiene y menos a la realidad común que es que toda casa que se precie tiene que tener cosas inacabadas, cosas inútiles y ... aquello en lo que normalmente no reparamos porque nos gusta como está. Todo llegará.

Un saludo, Domingo.

sábado, 15 de octubre de 2016

Y otra media

Par de semanas productivo el que hemos pasado. No solo el otro par de eventos sociales pasaron sino que he podido terminar de pintar la habitación. Para el segundo par de semanas, tercero de la entrada, del mes de octubre hay previstos un nuevo evento social (boda) y lo que sea que pueda seguir en las pocas horas de luz que quedan antes del cambio de hora.

Quizás debería ir haciendo una lista de cosas que tengo que hacer, cosas que puedo hacer sin luz natural y cosas que voy a tener indefectiblemente que dejar para los domingos. O eso o levantarme temprano, que es lo que realmente debería hacer. Aunque también es cierto que para hacer eso, además de ganas, el físico debería acompañarme. No menos de dos semanas más es lo que calculo para poder tener el talón a punto. Y eso si es que consigo deshacerme del resfriado pues no será la primera ni la última vez que un resfriado me dura un mes.

En cualquier caso, la cosa marcha y lo hace en varios frentes. A punto estoy también de acabar otro de mis retos literarios, leer el Conde de Montecristo en versión original. Tras él, la idea sería continuar con ese propósito malogrado hará 10 años. Aprender alemán. Ich lerne Deutsch, se titulaba aquella entrada en el blog.

Seguiremos informando.

Un saludo, Domingo.

sábado, 1 de octubre de 2016

Media habitación

Un par de semanas para pintar media habitación. No está mal. En horas quizás no han sido tanto pero en tiempo efectivo que he podido dedicar parece que sí. Parece que el tiempo en la nueva casa ha cambiado de dimensión, hay más cosas que hacer y todas necesitan más tiempo. Acaba de empezar un mes y, cuando acabe, pronostico que habré acabado la otra media habitación, podado algún ¿medio? árbol y alguna que otra cosa suelta por aquí y por allá.

¿Cómo estará todo dentro de un año?. Interesante pregunta.

Un saludo, Domingo.